shadow

Zeolitas Naturales Micronizadas

Zeolita – Suplemento alimenticio, 100% natural, con alto poder antioxidante

La zeolita natural tiene habilidad para prevención de cáncer, radicales libres, enfermedades degenerativas.

La zeolita natural se usa desde los años 60 del siglo pasado como aditivos en alimentación animal, para el control de las toxinas y para mejorar las utilidades del negocio de producción animal, ya que mejoran la eficiencia de conversión alimenticia y disminuyen notablemente la mortalidad en los planteles industriales. Los productores e investigadores en producción animal comenzaron a notar que, cuando se adicionaban zeolitas naturales molidas a los piensos, también se notaba un aumento en el estado de salud general de los animales (muy pocas enfermedades) y, cuando se hicieron mediciones, se constató un elevado sistema inmunológico de los animales. También se notó que las enfermedades degenerativas en los animales no aparecían o disminuían notablemente. Este fue el comienzo de la idea de usar las zeolitas naturales en alimentación humana, aunque la clinoptilolita ha sido usada por más de 800 años en medicina tradicional para mejorar la salud en general en India, China, Rusia y en casi todas partes de Asia.

Las experiencias comenzaron a los finales de los años 80 en la ex área socialista (principalmente Croacia y Rusia) y Cuba. Por cierto, el producto a usar en los seres humanos debe ser un producto mucho más activo, es decir, más puro y más fino. Es así como en la actualidad uno de los productos más prometedores, y que ya cuenta con respaldo científico fuerte en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades degenerativas, la zeolitas natural micronizada

Zeolita natural microlizada
Vital Zeo

ANTIOXIDANTES

En las últimas décadas se ha investigado científicamente el papel que juegan los antioxidantes en las patologías cardiovasculares, en numerosos tipos de cáncer, en el sida e incluso otras directamente asociadas con el proceso de envejecimiento, como las cataratas o las alteraciones del sistema nervioso. Los estudios se centran principalmente en la vitamina C, vitamina E, beta-carotenos, flavonoides, selenio y zinc. La relación entre estos antioxidantes y las enfermedades cardiovasculares y, probablemente, las cerebrovasculares, está hoy suficientemente demostrada. Se sabe que la modificación del «colesterol malo» (LDL-c) desempeña un papel fundamental tanto en la iniciación como en el desarrollo de la arteriosclerosis (engrosamiento y dureza anormal de las cubiertas internas de los vasos sanguíneos debido a un depósito de material graso, que impide o dificulta el paso de la sangre). Los antioxidantes pueden bloquear los radicales libres que modifican el colesterol malo, reduciendo así el riesgo cardiovascular. Por otro lado, los bajos niveles de antioxidantes pueden constituir un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer.

Saber mas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *